Por Marcus Sotiriou, analista en el corredor de activos digitales con sede en el Reino Unido GlobalBlock

El bitcoin cayó brevemente por debajo de los 20.000 dólares esta mañana, mientras que la capitalización total del mercado de criptomonedas cayó por debajo de los 900.000 millones de dólares, desde un máximo de 3 billones el año pasado. Un nuevo informe de Glassnode Insights afirma que el actual mercado bajista es « un oso de proporciones históricas, » y destaca que «se puede argumentar razonablemente que 2022 es el mercado bajista más importante de la historia de los activos digitales».

Los datos de Glassnode, como el oscilador de valor de mercado y valor realizado (MVRV, que es una relación entre el valor de mercado y el valor realizado), pueden darnos una idea de cómo se compara este mercado bajista con otros anteriores. Con el MVRV, podemos ver la entrada/salida de capital mensual relativa en Bitcoin. Como este indicador ha alcanzado -2,73 desviaciones estándar (SD) de la media, podemos ver que Bitcoin está experimentando actualmente el mayor evento de salida de capital de la historia.

Como se ha mencionado anteriormente, el sector necesita claridad normativa para que entre la siguiente oleada de dinero institucional. El diputado británico Matt Hancock ha pedido una regulación «liberal» de la criptodivisa, afirmando que ningún país puede detener la cripto revolución. Hancock dijo: «Odio la idea condescendiente de que los reguladores le digan a la gente lo que puede y no puede hacer con su dinero». Hancock se refirió al fiasco de Terra como un ejemplo de la «maduración del mercado», al tiempo que destacó cómo hay monedas estables con menos riesgo. Sus afirmaciones se alinean con la noción de que el Reino Unido tiene el poder de elegir si la «revolución de las criptomonedas» comienza en el Reino Unido en otro lugar.

Estoy de acuerdo con la línea de pensamiento de Hancock y con que deberíamos comparar este periodo en el espacio de las criptomonedas con Internet en 2001: a pesar de que la burbuja de las puntocom se desplomó en 2001, Internet nunca se desacreditó como tecnología.