El Bitcoin volvió a subir por encima de los 40.000 dólares anoche, ya que formó una divergencia alcista en el marco temporal de 4 horas, mientras salía de la zona de sobreventa. Esto es una configuración alcista y tiene un alto porcentaje de resultado de llevar a un rebote significativo. Además, Bitcoin cerró el día de ayer dentro del canal que ha durado alrededor de 100 días, después de operar por debajo durante algún tiempo. Este es otro indicador alcista ya que la mecha que se formó muestra a los compradores entrando, causando un «fake-out» del canal pivotal.

En cuanto al análisis técnico alcista, el panorama macroeconómico parece positivo en mi opinión, lo que supone una perspectiva diferente a la de la mayoría. Como el IPP subyacente publicado la semana pasada fue casi el doble de lo esperado, muchos se han vuelto más temerosos de una subida de tipos de 50 puntos básicos, y por lo tanto aumenta la posibilidad de una desaceleración de la economía.

Sin embargo, no me preocupa si hay una subida de tipos de 50 puntos básicos o no. Lo que importa es la fortaleza del consumidor. El índice de sentimiento del consumidor de la Universidad de Michigan es plano, lo que demuestra que no tenemos expectativas de inflación no ancladas, lo que significa que la gente no cree que la inflación vaya a huir. Este no fue el caso en la década de 1970, que condujo a una recesión.

Además, el IPC básico se está desacelerando, ya que los coches usados están bajando de precio: estamos viendo una rotación de los bienes a los servicios. Esto se demuestra también con el aumento de los viajes al por menor y la subida de la aerolínea Delta.

A pesar de que muchos fondos y economistas predicen una recesión, los hechos sugieren que podríamos tener un aterrizaje suave. Por tanto, creo que el corto plazo es alcista para el Bitcoin y la renta variable, aunque haya o no una subida de tipos de 50 puntos básicos.