Por Marcus Sotiriou, analista en el corredor de activos digitales con sede en el Reino Unido GlobalBlock

El bitcoin ha seguido cayendo esta mañana hasta $19,000 ya que cotiza por debajo de la SMA de 200 semanas. Hasta ahora, Bitcoin no ha vuelto a probar este nivel como resistencia, pero si lo hace y rechaza de nuevo a la baja, esto sería una señal muy bajista. Esto es porque sería la primera vez que este nivel se ha roto en un marco de largo plazo y podría sugerir un mercado bajista extendido en el horizonte.

There is a “risk off” tone in European markets this morning which has contributed to sell pressure on U.S. stock market futures and the crypto market. Spain’s year-over-year headline inflation for June came in at 10.2% which is significantly higher than the expected 9% as well as May’s 8.7%. This is contrast to Germany’s year-over-year CPI data showing a decrease from 8.7% to 8.2%, and less than the expected 8.8%. Despite Germany’s reading coming in lower than anticipated, the ECB (European Central Bank) will be forced to raise rates. This means that a recession is more likely to occur in Germany as growth is due to slow. Inflation in Spain, Belgium and France soaring to the highest levels since the 1980s led ECB President Christine Lagarde to concede yesterday that “low inflation is unlikely to return”. This has resulted in more fear around European economies in the near future.

En Estados Unidos, el sentimiento de los consumidores es ahora más bajo que durante la CFG (crisis financiera mundial) de 2008, según muestra el Índice de Sentimiento de los Consumidores de la Universidad de Michigan. Esto es un indicio más de la ralentización del crecimiento en los Estados Unidos en los próximos meses, coincidiendo con una elevada inflación. Esto se relaciona con el cripto, ya que el cripto se correlaciona extremadamente con los datos de alta inflación (demostrado por el gráfico de abajo que muestra BTC y ETH trazados junto a las impresiones de la inflación).

Los precios de las acciones se rigen por dos aspectos principales: los beneficios futuros y un múltiplo de lo que se está dispuesto a pagar por esos beneficios futuros. Los múltiplos se han comprimido debido a las expectativas de subida de los tipos de interés, lo que ha provocado la tendencia a la baja de la renta variable. Es posible que la mayoría de los analistas de fondos de inversión no tengan en cuenta una recesión, ya que muchos de ellos no han experimentado un entorno macroeconómico similar al actual. Por lo tanto, los meses siguientes podrían dar lugar a iteraciones de revisiones de beneficios más bajas. Si este es el caso, la renta variable podría verse forzada a bajar y arrastrar también a las criptomonedas.