Por Marcus Sotiriou, analista del corredor de activos digitales que cotiza en bolsa GlobalBlock (TSXV:BLOK).

El bitcoin comenzó a cotizar por encima de los 22.000 dólares el lunes por la mañana, a la espera de la publicación del crítico IPC de Estados Unidos el martes, así como de la esperada fusión de Ethereum, que tendrá lugar en los próximos días.

La Fusión es, de lejos, el evento más impactante que ha ocurrido en la industria de las criptomonedas hasta ahora y es visto como un evento muy positivo por la mayoría de los criptoinversores. Traerá cambios notables a Ethereum, ya que dará lugar a una transición de Proof of Work a Proof of Stake, lo que conlleva una reducción del uso de energía de la red y de la emisión de nuevos tokens.

Sin embargo, existen importantes riesgos que podrían complicar el evento a corto plazo. Por ejemplo, muchas personas del ecosistema podrían no estar preparadas para procesar la nueva cadena, ya que no han actualizado su software. Además, algunas de las API podrían romperse de un modo que muchos no pueden predecir. Además, podría haber otro retraso que frustraría a los inversores que llevan años esperando que se produzca esta transición.

La fusión es un acontecimiento técnico tan complejo, que no rodea sólo a una gran empresa, sino a toda una red descentralizada, por lo que hay razones para que no se desarrolle con tanta facilidad.

Sin embargo, las implicaciones a largo plazo, en mi opinión, serán enormemente beneficiosas para Ethereum y el espacio criptográfico en general.

Esto se debe a que, según se informa, la fusión reducirá el consumo de energía de Ethereum en torno al 99,95%. Las narrativas ESG son uno de los mayores obstáculos para los inversores institucionales que entran en el sector de las criptomonedas, por lo que la fusión podría aliviar esta preocupación y mejorar la reputación de toda la clase de activos.

Los inversores en ETH también recibirán un rendimiento de alrededor del 5%. Esto significa que todo el sector DeFi tendrá un rendimiento de referencia en el que basar su rendimiento, por lo que podría permitir que el espacio DeFi florezca ya que los inversores tienen ahora un método para valorar el riesgo. Además, a los inversores institucionales les encanta el flujo de caja, por lo que poder recibir un rendimiento lucrativo es otro beneficio tentador que podría hacer que ETH sea más invertible para ellos.

La reducción del uso de la energía y el rendimiento después de que se produzca la fusión podría ser un catalizador importante para que las instituciones entren en el espacio de las criptomonedas en masa durante los próximos 5 años, pero los riesgos a corto plazo con la transición podrían significar que tenemos una semana rocosa por delante.